Traductor

29 de abril de 2017

12 SOLES: JABÓN para el VERANO

Esta entrada debería ser la última de la lista que tengo esperando en "Borradores" pero he pensado que igual para cuando le tocara, ya habría pasado el verano, y no puede ser, éste es un jabón para antes, durante y después del verano!!! Y quizá os apetezca probarlo, elaborarlo... :D

Me gusta ponerles nombres a los jabones, bautizarlos, en primer lugar para identificarlos y en segundo lugar para que su nombre represente su personalidad.

A éste le he bautizado con el nombre de 12 soles porque está elaborado con 12 aceites que son realmente unos soles por sus beneficios y las propiedades que aportan sobre todo en este caso que es un jabón orientado a preparar pero también proteger, calmarreparar nuestra piel castigada con el sol del verano, a la vez que ayudará a mantener el bronceado.

Quizá debería decir que son 13 los soles que lo componen, pues aparte de los aceites vegetales lleva buena cantidad de aloe vera y es otro sol que bien merece su lugar, pero como la he utilizado para sustituir el agua para diluir la sosa, no creo que quede mucho de ella aunque estuviera medio congelada, y me he limitado a centrarme en los aceites.



Así quedaron los jaboncitos:




No quedaron perfectos porque llegué a la traza casi inmediatamente, como si hubiera puesto mucha cera, y éso que ni cera ni fragancia ni nada, pero bueno, igual serán unos jabones geniales. En un par de usos todo se redondea y queda suavizado el acabado. :)

El caso es que tuve que elaborarlos con un sobreengrasado bajo (S.E. 3%) porque el acondicionado final me salía en los cálculos de la calculadora (la antigua) que pasaba de los 60 y claro, había que ir jugando con las cantidades y tal, debía reducir ese 60 tan alto.

Al final los índices o valores resultantes según la calculadora son los siguientes: 

En calculadora antigua de Mendrulandia.


Según calculadora nueva:


En calculadora nueva, hay variaciones. Me sorprende el acondicionado.
Atención que las casillas no están dispuestas igual que en la antigua.

En ambos salen unos valores más que estupendos, no lo véis así? Qué mejoraríais? Yo lo tengo claro, el próximo será igual pero subiré un poquito el % de S.E. (sobre-engrasado), creo que en la calculadora antigua fallaba el cálculo en el S.E., hay mucha diferencia y se supone que la nueva calcula mejor... ainsss....qué lío...




Yo creo que no están mal los índices finales de sus características, rozando los 50 en todos sus apartados, y como los he probado ya os puedo decir que quedaron muy emolientes, espumosos y deliciosos excepto por un pequeño detalle que os cuento más tarde.

Trazó tan rápido, que hasta mientras llenaba los diferentes moldes iba gelificando y en fin, la pasé algo mal, pues en mis principios yo trabajaba con bastante cera porque me preocupaba la conservación del jabón en mi zona, con mucho calor y mucha humedad, y  había que meterse prisa o no podías trabajarla, ni podías echarla fácilmente en el molde. 

Aquí pasó como si hubiera usado cera de abeja también, sin echar fragancia ni nada que acelerara la traza, apenas pude jugar con la masa y llegué a tiempo justo de clavarle unas figuras veraniegas que tenía para esta ocasión (barquitos, estrella de mar, concha) y otras variadas de otros jabones. Pero temía que ni se llegaran a pegar al jabón, de lo raro que estaba el jabón.... es que nunca me había pasado tampoco!


Pero así me ha ido y así lo cuento.





Como lo veía venir, si lo acabé antes de cenar, ya al día siguiente eché un vistazo. Estaba más duro que...! Apenas habían pasado 12 horas! Y no dudé, me puse a cortarlo inmediatamente. Opté por el cortador ondulado para darle algo de vidilla ya que aparte del color el pobre no lucía nada.

Estaba muy duro pero por suerte aún se dejaba cortar. Aunque el cortador ya se desviaba, de ahí los recortes finos que se ven en la foto para rectificar el acabado torcido. Pero bueno, menos mal, quedó un jabón duro y más o menos presentable.

Tampoco es que fuera a hacer un gran trabajo creativo con él, pues cuando los hacemos muy bonitos a la gente les da pena utilizarlos y luego se les estropean en el fondo de algún cajón o cogen polvo en un estante... ( a mi me pasaba, antes de elaborarlos yo misma)

Menos mal que mi intención inicial ya era hacer unos jabones simples, para usar sin remordimientos. 
Soló rallé trocitos de jabón amarillo que tenía, por hacer algo y el color le pegaba, pero apenas se aprecian unas simples líneas o manchas más amarillas cuando se fundió por el calor del proceso...  ><  

Si hasta le medí el ph cuando lo corté! me pareció que ya estaba tan "hecho" como si lo hubiera elaborado en caliente, cosa que nunca he probado pero mi intuición me lo decía.





Mi sorpresa cuando vi que me marcaba sólo un 7,5 - 8 de ph  ! A las 12 horas y poco más! Estaba claro, se había hecho en caliente. Recordé que no tomé la temperatura de la "lejía" confiando en el aloe congelado... no sé realmente, supongo que la "lejía" estaba más alta de lo que yo creía cuando la eché al aceite. Por ello me trazó tan rápido y estuvo hecho el jabón en un plis!

Porque estoy tan segura? te cuento, te cuento... 






Llegué a probarlo en mis manos! Sí, antes de las 24 horas! Me lavé con uno de ellos y no picaba ni nada.!  

Y observé 3 cosas: que está superbien de espuma y que a pesar de obtener más de kilo y medio de jabón, me pasé con el neem (con sólo 30 grs. y me pasé!!! huele demasiado a neem..oh-my-god! ) y me pasé con el extracto oleoso de zanahoria (con sólo 70 grs.!!!); hay que usarlos aún menos, apenas nada, porque uno no perfuma agradablemente que digamos y el otro tiñe el agua de amarillo, aún en tal cantidad de jabón total! 1,7 kilos y aún así... 

Lo peor es el olor a neem :-/  Ya no me vi capaz de regalarlos, la gente no los usaría con ese olor tan fuerte! Se me ocurrió meterlos en el horno un par de horas y al menos pintarlos con fragancia de jazmín (dulzón) para contrarrestar el neem, deseando que al menos absorbieran la fragancia y las destinatarias no los rechazaran, pues ya podéis comprobar en la fórmula que son un buen regalazo!

Ya fríos quedaron casi iguales que antes de meterlos a hornear aunque algo más oscuros, pero decentes. Y el perfume a jazmín se nota. Lo que no sé es qué pasará tras varios usos... como siga notándose tanto el neem... la gente dejará de usarlos por muy bueno que sea el jabón, que una valora este mundillo natural con entusiasmo pero pocos somos así, les da igual y si encima huelen "mal" o "raro"... ya os lo podéis imaginar. Por mucho que les explique, no sé yo.


Sólo espero que el neem se vaya volatilizando con el tiempo porque resulta fuerte de veras en esta última compra, es el virgen ecológico.



Os dejo ingredientes:

- azúcar
- sal (x aloe)
- aloe vera (3/4) + leche de avena (1/4) 
(sustituyendo toda el agua)
- sosa cáustica
- aceites vegetales 
(de más a menos):

  1) coco
  2) m. cacao
  3) m. mango
  4) oliva virgen extra
  5) sésamo
  6) girasol 
(del extracto oleoso zanahoria)
  7) argán
  8) germen trigo
  9) lino
10) borago
11) neem (virgen eco)
(por su particular olor, aconsejo rebajar cantidad o sustituirlo)
12) pepita uva

- vitamina E 


Y abajo la fórmula al detalle en la calculadora antigua de Mendrulandia



Observad que no están añadidos el aloe, la leche de avena, la sal ni el azúcar porque iba todo junto, en lugar del agua, sustituyéndola al completo. Ni la vit. E, puesta casi al final.

Tenía un total de 334 gramos de jugo de aloe, pues el resto hasta 410,10 gramos (casilla agua) fue de leche de avena. Nada de agua líquida. Quizá por ésto, por falta de agua clara o más líquidos (el aloe es más espeso) o por la sal, o por ambas razones, se trazó tan rápido...quizá...?

El caso es que como el programa no resta los ingredientes-aditivos líquidos de la casilla del agua, nunca los pongo y así no afecta al peso total y otros cálculos, sólo tenerlo en cuenta. Así como que si modificáis el neem o lo sustituís, muchos datos cambiarán. Cuidadín!

Lo de que no se restan los ingredientes líquidos....creo que es algo que debería mejorarse de esta herramienta tan generosa y útil, pero no deja de ser un gran y noble invento

Por primera vez, ahora que tengo ocasión ya que este blog va por otros derroteros más subjetivos y explicativos, le doy las gracias a Mendru, a su blog Mendrulandia, y a sus colaboradores altruistas, con los que hemos aprendido tanto enriqueciéndonos nuestras vidas con sólo leerlos.

:D




24 de abril de 2017

MUSK o ALMIZCLE o ÁMBAR GRIS: Sabéis qué son?

Horrorizada estoy de lo que acabo de leer! y no puedo dejar de compartiros el hallazgo, aunque quizá muchos ya lo sabíais otros muchos seguro que no, como yo!

Ni sabía que el musk y el almizcle eran lo mismo!

Ni sabía que es de origen animal !!!!

Y mucho menos que para conseguirlo tienen que matar al pobre animal, que es un ciervo macho en extinción, y que como daño colateral se cargan más ciervos de los necesarios acabando con seres que resulta que son hembras o son jóvenes y han muerto por nada! Bueno, sí, por la codicia del ser humano! ;(
Qué puede haber peor???

Aquí lo explican bien...


Fuente: internet

Fuente: internet


Buscando una foto del ciervo me encuentro con ésto otro... el ámbar gris, otro ingrediente codiciado en perfumería y otro desconocido para mi. 

Fuente: internet

Fuente: internet


Me veo obligada a compartirlo, ya va siendo hora que nos conciencemos por muchos siglos que se hayan ido usando ciertos elementos para uso y disfrute de los humanos... aunque en este caso creo que no se cargan al animal, no sé yo hasta qué punto interferirán en sus vidas...

Jamás voy a comprar nada con estos ingredientes! Nunca conscientemente aunque por lo caros que deben ser supongo que jamás caeré en la breva.... y aunque hayan encontrado ya sustitutos sintéticos... vete a saber si sigue habiendo demanda.... qué nos van a vender! 

Estoy en shock! Qué tristeza! :(


23 de abril de 2017

Mousse helado de turrón

Que tienes por ahí un turrón blando olvidado? Te traigo la receta perfecta y fácil!

No recuerdo de dónde saqué la receta y no la encuentro pero es parecida a ésta en este blog . 

Los ingredientes son los mismos, lo que no puedo asegurar son las cantidades. Pero supongo servirán igualmente para congelar después, pues en este blog lo llaman flan y no lo congelan, pero yo lo congelé porque era "helado de turrón" y yo, lo llamo mousse porque al descongelar tiene esa consistencia tan agradable al paladar además de llevar una base con bizcochos.



En la receta original lleva bizcochos de soletilla (muy esponjosos, anchos y planos) que yo añadí en medio también. Se mojan en almíbar (agua y azúcar) o licor o café endulzado o zumo, eso va al gusto.




Resulta suave y agradable además de gustoso.

Unos días después era el cumple de mi madre y lo volví a hacer:

Disculpad la mala calidad de la foto! Pero no hice ninguna más, me quedé sin batería!


Aunque parezca un postre para Navidad... se puede comer todo el año! Está buenísssssimoooo!!!



18 de abril de 2017

Mi primer champú sólido: cabello graso.

Buscando la solución perfecta para hacer champú sólido con el procedimiento del jaboneo con sosa... me obsesioné en leer y leer ...buscar y leer... pero con sosa es casi misión imposible, pues tras un par de intentos por mi parte,  tantos comentarios leídos en tantos blogs y webs por el mundo con la misma experiencia, y con el mismo resultado en varias compras a diferentes jaboneros, me convencí que era misión imposible conseguir un aclarado decente con un resultado decente (lo contrario a mate) y no apelmazado una vez seco. 

Ojo! que hablo por mi experiencia... Si alguien conoce la fórmula exacta para hacer un buen champú con sosa que me la pase, por favorrrrr! Aunque ya encontré otro modo que explicaré a su tiempo, me gustaría conocer una que fuera con la técnica de la sosa.

También es verdad que cada persona es un mundo y por ello, cada pelo también... pero en general, los de sosa no son agradables de usar ni el resultado es genial como se dice en todas partes, por muchas semanas que lleves usándolo, desde luego, al cuarto lavado todo sigue igual...y ya llegas a la semana, justamente porque o te vuelves a lavar el pelo o no sales de casa sin correr el riesgo de que te tomen por .... guarrilla que no se ducha...

El "problema" está en el ph. La razón, más bien, es que no todo nuestro cuerpo tiene el mismo ph y no se puede evitar. A veces no hay inconveniente porque las distintas zonas toleran ph más altos o más bajos y la piel lo restaura en poco tiempo al ph que necesita esa piel en esa zona concreta, pero los jabones elaborados con sosa son muy alcalinos que para el cuerpo valen (si no eres peluda o peludo), pero el pelo por ejemplo, es mundo aparte, es más ácido y por mucho que me lo aclarara con vinagre puro o rebajado, no me acababa de gustar su uso. Ni los míos, ni los comprados. 

Insisto que en el enjabonado dan gusto, pueden ser muy espumosos y agradables, pero decepcionan en el aclarado y en el resultado una vez seco el pelo. 

También os habrá pasado que a los hombres con pelo en el resto del cuerpo y que no se depilen ni na (como el mío) puede que no les guste usar los jabones artesanos para la ducha o baño, precisamente porque no les da buena sensación por culpa de esos pelos que tienen, ya que por la alcalinidad del jabón, las "escamas" o cutículas que forman la superficie del pelo se quedan abiertas y por tanto, dejan el pelo áspero. 

Para que al tacto se vuelvan sedosos, suaves, agradables... hay que acidificar, para cerrar esas "escamas",  y por ello se suele recomendar el aclarado con algo que aporte acidez, normalmente vinagre rebajado con agua, o zumo de limón.

A mí, personalmente, no me gusta. Adoro estos jabones, pero en mi pelo no me han gustado. Tenía que encontrar algún truco mejor que el usar vinagre en el aclarado. Y el ponerme a exprimir limón antes de cada ducha... pos como que no...

Seguramente muchos ya sabréis de todo ésto pero ...por si lo lee alguien que está empezando, les vaya por delante. Así aprendí (y aprendo) yo también, leyendo las experiencias de otros.

Y vayamos al quid de la cuestión: mi primer champú.




El primero de los míos estaba genial de olor y de aspecto, aunque los veáis feos a mi me parecen BELLÍSSSSIMOS,  pues se parecía totalmente al único que me gustó de principio a fin, era uno de los comprados (aunque caro$) pero más tarde comprendí que tenía "truco": no estaba hecho con sosa. IM-PO-SI-BLE.






Al mío, por mucho ácido cítrico que le echara posteriormente para mejorarlo en su ph al rebajárselo, al final se quedó blandengue a tope , debo decir que era la primera vez que usaba el ácido cítrico, y me pasé con el agua... se preveía un desastre de experimento.

Pero cual fue mi sorpresa que con varias semanas de secado, al final tras un par de meses se quedó ideal, superduro y seco. 

Y llegado el momento de hacer la prueba hacía mucha espuma también pero... al aclarar, todavía le faltaba mejorar...



Como salieron varias piezas, no iba a echarlos a perder pues les metí cositas buenas y había que reciclarlos de algún  modo, aprovecharlos. No me rendí, aunque estuve cerca.


Pero volvamos a los principios....

Mi genial idea fue la de elaborar un jabón sólo de aceite de coco, ya que éste es el que le da al jabón la propiedad de ser espumoso (entre otras cosas), los jabones de coco dan mucha espuma hasta lavando con agua de mar! Así que... mi solución estaba por ahí... no andaría mal encaminada...   Eso creía yo.


Los jabones-base de coco 100% a 0% de S.E.
No son monos? Dan ganas de comérselos!




Además, una vez curado éste, luego todo sería coser y cantar. Rallarlo, enriquecerlo según la finalidad, y usar en 2 días una vez seco. Más que fácil y rápido!  Pero verás, espera que te cuento...

Pensando en hacer jabón de coco 100% sólo buscando su espuma, tan deseada en cualquier jabón que se precie, lo elaboré con 0% de sobre-engrasado. Ahora lo elaboraría con un 1 o 2 % para aprovechar al menos algo de sus propiedades que para el cabello el aceite de coco es ideal.




Una vez curado, lo rallé en virutas finas, las más pequeñas, y le eché mogollón de cosillas buenas, pensando en el cabello graso de mi hijo adolescente:

- 1 pastilla y media de jabón de coco (aprox. 150 grs)
- 3 grs. aceite borago (borraja)
- 2 grs. aceite germen de trigo
- 2 grs. jojoba
- 2 grs. aceite sésamo
             +
- 2 gotas ae salvia
- 2 gotas ae romero
- 1 gota ae menta
- 1 gota ae anís
- 1 gota ae geranio
             +
- 10 grs. extracto líquido de ortiga
-   5 grs. extracto líquido de manzanilla
-   2 grs. extracto líquido de ginseng
             +
-  6 grs. polvo ortiga blanca
-  2 grs. polvo hipérico seco
             +
-  5 grs. arcilla verde
-  5 grs. arcilla Rhassoul
-  2 grs. arcilla blanca
-  2 grs. arcilla roja
             +
-  4 grs. aroma limón (alimentario)




Qué os parece? anda que no metí todo lo que pillé a mano...pffff.... algunas cosas como el ginseng y el hipérico lo eché porque mira, los tenía por allí envejeciendo y antes de caducarse...

Pues el caso es que el enjabonado genial. Pero al aclarar, fatal. Plof! mi gozo en un pozo.

Intenté rebajar el ph tiempo después, para volverlo más ácido. Rallé una de las primeras piezas, ya enriquecidas, y añadí ácido cítrico; y una vez mezclado, enmoldar y volver a esperar que seque y se ponga dura la pastilla. Pero que no. 

Fui echando demasiada agua con el ácido cítrico mientras medía y controlaba los ph y... que se quedó blandengue por más que pasaban los días y las semanas. Tras un par de meses la pinta mejoró. Claro, se evaporó la agüita y ya se fue volviendo sólido perfecto.

Y no estaba mal al uso. Enjabonado genial, excelente de 9 en espuma, notable de 7 en buena sensación en el aclarado y notable de 8 para el resultado final con el pelo ya seco... No fue tan mal, verdad? Comparado con los hecho de sosa al completo, debo decir que quedaron muy bien. Pero aún había que mejorarlo. Había que buscar el 10   :)




En la foto superior se aprecia la diferencia de mi primer jabón original, con trocitos de jabón de coco blancos, con la mejora posterior. 
El más tosco e irregular y mate es el que tanto tardó en secar una vez le añadí el ácido cítrico para mejorarlo.



Era cuestión de tiempo encontrar en Google la respuesta, la solución, el truco de ese jabón que compré y que fue el único que me encantó de tantos (no tanto su precio pero me conformé al ver su buen hacer). 
Tanta espuma... tan buen olorcito a hierbas... tan duro sin inmutarse con los usos... tanta duración... aclarado perfecto... cabello secado perfecto... ideal de la muerte, suelto y libre al viento y al secadorrrr.... hmmmm....

Y lo encontré!

Pero éso... éso es otra historia! shhhh.....

No te la pierdas! Nos vemos en la próxima entrada!    ;P







12 de abril de 2017

Galletas de jengibre: para todo el año!

Aunque las navidades ya han quedado olvidadas, me apetece compartiros una receta que aún con toque navideño, se pueden comer todo el año. Por qué no?

Esta receta la encontré aquí. Son galletas especiadas y salen muy bien, de aspecto y de sabor. Mi diferencia: que yo les añado jengibre (polvo) a falta de cardamomo que no encuentro en el super habitual. También me gusta echarles pimientas de todos los colores, (suelen ir juntas en el mismo bote-molinillo).

Las mías no era la primera vez que las hacía con esta receta y siempre salen bien:




Galletas para llevar:




Unas dedicadas a nuestra sobrinita:







Estas navidades de 2016 busqué otras recetas para hacer galletas de jengibre y éste de abajo fue el resultado, una especie de bizcochitos hinchados y secos.... no me gustaron nada!. Además quedaron muy sosos y desaboridos...y pensé en mejorar algo derritiendo al baño María chocolate y añadiendo un poco de canela y... digamos que tampoco cambió mucho la cosa :(




6 de abril de 2017

Cosmética natural: fácil? Receta de bálsamo para acné.

No recuerdo si mencioné alguna vez que el mundo de la cosmética no me interesaba, pues lo veía más delicado y sobre todo complicado, ya que todos los que sí experimentaban y publicaban sus joyas en plan casero y natural, me asustaban cuando pasaba a leer los ingredientes que habían utilizado.

Como lo habitual en cosmética (sobre todo la facial) es meter aditivos activos, yo no quería meterme en un berenjenal, me venía grande. También mi gran sentido de la responsabilidad me ha mantenido prudente al respecto, pues no he estudiado para tratar ni para aconsejar en cosmética fina, es otra parcela, es otro mundo. 

Ni me voy a meter. No de momento. Pues ya se sabe que al final nos animamos a probar cosas que jamás hubiéramos imaginado. Pero no. Aquí, sólo cositas básicas, fáciles y com-probadas.

De momento, yo soy de las que piensan que para exfoliar, hidratar, proteger y poca cosa más, los aceites vegetales nobles, las mantecas y las ceras, con poco más, ya se puede conseguir el objetivo. No es necesario cargar de cosas raras. Con constancia, por supuesto, puedes conseguir el fin buscado, como pasa con todo.

Pero que no hace falta meterse en combinaciones que parecen salidas de un laboratorio industrial...
Por ejemplo, para una mascarilla, con dos ingredientes sobra: algo de arcilla, un yogur, azúcar, miel, avena...y leche o zumo, según lo que se busque,... Y quien no tiene cositas de éstas? o fácil de encontrar? como la arcilla o la arena de tu playa...mil cosas al alcance de todas sin necesidad de gran desembolso ni romperte el coco.

Todo nombre raro no podía ser natural, aunque tuviera un porcentaje alto, todo me sonaba a químico, o por lo menos manipulado, así que no me entretenía en esas palabrejas y como casi todas se mencionaban en el mundo de la cosmética más fina, pues no aprendí sobre ello y no me interesó para nada.

Para mi la cosmética fina es la de las cremas, sérums, ...reafirmantes, antiarrugas, etc. productos con ingredientes llamados "activos" y con los que hay que tener cuidado. 

A mi parecer, quizá no haya que tener carrera universitaria de química pero algunos estudios al respecto, sí. O experiencia en un laboratorio o algo. Quizá sólo sea miedito por mi parte, pero al César lo que es del César.

Lo mío, no sé si más bien se les denominará pomadas, ungüentos,... o simplemente potingues, pero hoy os dejaré algo fácil como "bálsamo".




Decía yo que con sólo 2 ingredientes puedes elaborarte una cremita o una mascarilla facial. Y así es. Claro que no sé si se incluiría como cosmética en un listado oficial.
Mira un ejemplo simple con sólo 2 ingredientes que igual ya conoces. Y así muchos. Como siempre digo, lo importante en ver resultados es la constancia.

Los que tenemos mucho material, al final acabamos poniendo más ingredientes de los que pensabas meter porque las cremas corporales o potingues se prestan a todo lo que les eches. Y nos da subidón echar aunque sea unas gotitas de eso otro... vengaaaaaa, a que sí?  ><

Quizá lo más difícil en el potingueo, para mi, es conseguir cierta textura, una consistencia de tu agrado. Ni demasiado líquido, ni demasiado espeso, según para lo que lo vayamos a utilizar.

Si nos metemos ya con ingredientes especiales sobre todo para uso facial  y cargar el producto de mil cosas, hay que plantearse "será bueno para esa piel?" "será apropiado?" no tiene por qué ser malo cargar de ingredientes pero hay que conocer que los ingredientes a usar deben ir en la misma dirección, no vaya a ser que las propiedades de un ingrediente contrarreste o tenga mala reacción con otro. Así que... cuidadín! 

Sobre todo ahora que las alergias están a la orden del día. Además, que he descubierto en una sala de espera al alergólogo por mi hijo menor, que el que es alérgico a algo, lo es a varias o a muchas otras cosas! es una cosa que asusta! Nosotros 5 actualmente no lo somos a nada, pero fue escalofriante conocer varias historias de personas con más de 5 alergias cada uno de ellos!

Debe ser un gran engorro estar siempre alerta. Por suerte a mi hijo le salió todo bien. Tuvo urticaria tras comer pistachos y 1 año después le hicieron las pruebas, (imaginaos! ;(  1 año!) si lo era a los pistachos, en 1 año le desaparecería? El caso es que come pistachos y no le pasa nada. Nunca sabremos qué le provocó esa urticaria fuerte...ainsss....

Volviendo a coger el hilo del post... yo voy a dejar como muestra, un botón. Es una receta que hice muy básica para tratar el acné de mi hijo mayor (16 años). Cabe decir que si la usara más, tendría mejor cutis, pero ya se sabe como son. Y que como yo tampoco puedo ser ejemplo de constancia en ésto de mantener ciertos hábitos y rutinas en embadurnarse, no le puedo exigir >< pero que funcionar, funciona. Y a no ser que se sea alérgico a alguno de los ingredientes, veréis que no hace falta meterse en plan laboratorio.




Recipiente reutilizado



BÁLSAMO PARA EL ACNÉ:



4 escamas de cera de soja

5 cucharaditas (café) de aceite de almendras 
1 cucharadita (café) de jojoba
1 cucharadita (café) de aceite de borago (borraja)
2 gotas aceite esencial de árbol del té
A ojo: punta de cuchillo con: - neem en polvo
                                               - manteca de mango
                                              -  manteca de macadamia

Por defecto como persona inquieta, metí más ingredientes de los que quería, quería hacer algo mucho más básico pero nos venimos arriba con tanto bote en el armario tan adecuados a lo que buscas, y el resultado fue para dos envases pequeñitos. Se aplica sólo en esos granos rojos, inflamados y/o ya infectados. En nuestro caso sólo es de uso puntual, nunca mejor dicho. 

Desinfectará, desinflamará y calmará, a la vez que le regulará el sebo en esa zona para que no se desmadre.


Para mejor uso y más higiénico también rellené este envase con aplicador.


Aunque yo no le veo inconveniente si se usara en toda la cara porque todo lo que lleva desinfecta y/o regula el sebo. 
Y mejor de noche, rato antes de acostarse. Las cosas de "tratamiento" mejor siempre de noche cuando la piel descansa y todo se limpia y el cuerpo se deintoxica y se regenera. Es mi opinión.

Como a mi me gusta leer que den otras alternativas para ingredientes que yo nunca he usado y no tengo en mente comprar, voy a daros otras posibilidades.

- A falta de cera de soja se puede usar cera de abeja, tanto en gotas como raspado de una pieza, sirve igual, sólo que la de soja es como más blandita y al calor de la piel se derrite mejor y más rápido. Ir probando con la de abejas, no meter mucho, una gota o dos, o dos raspaduras a ojo, pensad que es para poca cantidad al final. Mirad en la foto de abajo el tamaño del producto final, la cantidad. El recipiente tan chuli es de un contorno de ojos reutilizado.



- Las mantecas se pueden sustituir por la manteca de karité, no comedogénica (no obstruye poros), es ideal también.

- El aceite de almendras y el de borago son sustituibles por cualquiera de los otros, aumentad sus cantidades. El aceite de avellana también es ideal como el de lino. El de almendras hace digamos de ingrediente portador y suavizador por ser el más neutro (inofensivo) frente a otros ingredientes que tienen propiedades más activas por explicarlo de alguna manera. 

También porque ante el objetivo de atacar el sebo, los productos (aunque sean de farmacia) tienden a ser agresivos y acaban resecando la piel con lo cual la piel reacciona creando más sebo para arreglarlo y se vuelve un círculo vicioso. 

Así que... como portador, de fácil absorción, no comedogénico (no tapona y por tanto no forma comedones o granos), por su neutralidad, suavidad y emoliencia, el de almendras fue mi elegido. 


- El jojoba y el ae árbol té para mi son imprescindibles en cualquier cosita que trate el acné y de hecho con sólo estos 2 ingredientes ya habría suficiente!.

En caso de disponer material, el aceite de aguacate me encanta y el de argán también. Para aceite esencial (ae) sirven el de romero, lavanda o el de salvia (x noche).

- Para dar cuerpo al producto con algo seco o sólido, digamos, para sustituir el polvo de neem  el más parecido y a mano puede ser romero seco molido (que quede polvo muy finito).
También podría usarse harina de avena (copos de avena molidos en casa sirve) aunque la avena tiene otras propiedades diferentes al neem, le va bien a la piel inflamada pues calma, suaviza, alivia... 

También las arcillas son estupendas! en este caso la arcilla verde y/o blanca (también llamada caolín) pero cualquiera serviría porque todas absorben el exceso de sebo (grasa) y ayudan. 

Incluso en caso de no tener arcillas, pues harina de maíz o de arroz, sí, sí,... las de la cocina (Maizena y Nomen). -Son marcas alimentarias habituales en mi zona-.

Como veis, ponerse se puede poner mil cosas y todas a la vez... pero la combinación de la receta sé que al destinatario le funciona y le funciona requetebien. Eso sí, cuando se lo pone :P

Y esto es todo por hoy! no podía ser breve, son tantas las cosas que quiero compartir de mis conocimientos y experiencias que me meto en el otro papel mío, el de estar al otro lado absorbiendo lo máximo posible de otros, aprendiendo. Y me explayo.

Animaos y contadme qué tal os ha ido si lo habéis probado. Y cualquier duda, espero saber atenderos.


1 de abril de 2017

De pastilla a gel de ducha




Como reza el título no hay más misterio.

Se ralla jabón sólido y se agua con agua destilada templada. Ir removiendo para una buena disolución y punto.

Intentad que la temperatura no sea alta, a fuego muy suave, poco a poco, pues si son jabones con ingredientes nobles o caros pierden propiedades a ciertas temperaturas altas.


Al final, ya enfriado, echar algún conservante, yo uso vitamina E y/o algunas gotas de aceite esencial o aroma o fragancia envasar

Si usas o reutilizas una botella con dosificador, debes colarlo para evitar que algún trocito que no se haya disuelto del todo tapone el sistema del dosificador.



Aún calentito...
Al enfriar se queda más espeso y blanco.

Proporciones básicas:

-  1 parte de jabón rallado
-  2 partes de agua destilada 
-  Conservante 
(necesario cuando hay agua por medio, donde proliferan las bacterias y tal)
-  Olor (opcional)
(aceites esenciales, fragancias, aromas, etc.)





Lo que pasa es que yo... no puedo evitar ser impulsiva, improvisar,... y al final con tanto material, tantos botellines y etc en el armario, acabo complicándome. Pero es tan divertido experimentar...y ver que tu idea no sale mal, no tiene precio.




Estupenda espuma! mi marido y mi madre le daran uso por finnnn!!!  ><


Así que mi gel de ducha  (aprox. 2 litros total) en este caso contenía lo siguiente:



- 600 grs. jabón rallado :

Yo usé jabones varios que sé que tenían buena espuma + uno de coco 0%S.E. (de los que hice para mi primer champú sólido) para asegurarme la espuma ya que si no, ni mi madre ni mi marido lo usarían. Son tan tradicionalessss... ;(


- 1200 grs. agua destilada

- 250 grs. de leche de avena:

Como a medida que va enfriando se va quedando espeso, en lugar de añadir más agua, preferí echar algo que enriqueciera o aportara algo. Y pensé en la leche de avena que mira sus propiedades !

Cabe añadir que rellené 3 botes, uno de ellos, el último a usar, tiene pendiente el echarle la leche de avena, no se fuera a estropear.

- 20 Gotas de aceites esenciales: canela, bergamota y litsea cubeba. 

- 5 gotas fragancia de violetas.

- 5 Gotas de tintura de Benjuí:
Éste lo uso porque lo tengo que si no... Sirve para fijar los aromas y para ello lo compré. Pero es que a pesar de que no me disgusta su propio olor, creo que las pocas veces que lo he llegado a usar, en realidad se come todos los aromas. En este caso, horas después, ya no olía ni a la litsea! creo que no lo usaré más.

- 1 gr. vitamina E

Reutilizando envases!