Traductor

23 de julio de 2017

EXFOLIANTE facial SÓLIDO.

El mundo de los tensioactivos, con el cual me he topado por suerte para poder crear champús sólidos estupendos, me ha abierto un mundo nuevo con nuevas posibilidades.

Mi primera ocurrencia fue un exfoliante en barra de uso facial que se pudiera coger cómodamente y restregar por la cara de forma práctica.



Como siempre me pasa, la intención era poner 4 cosillas entre las cuales la protagonista sería la avena, pensando en el cutis acneico de mi hijo adolescente pero que sirviera para todos los demás, algo versátil. Pero acabé metiendo más cosillas, ya que las tenemossssss....  ><

A falta de tener moldes para formato barra estrecha como yo quería y ante el desconocimiento que no sabía si se dejaría cortar correctamente, le di forma estrecha de barra a algunas piezas apretujando el molde mientras secaban :)

Y así quedaron las 4 unidades que me salieron:




Ingredientes (grs.) (4 un. pequeñas):

- SCI ... 110 grs.
- infusión manzanilla ... 40
(2 bolsitas  para que sea concentrada)
- 20 ácido esteárico
- avena molida fina ... 20
- a. borago (borraja)... 15
- a. jojoba ... 15
- a. arroz ... 2
- flores de manzanilla 
(de las 2 bolsitas que usé en la infusión concentrada)
- neem en polvo ... 0,6
- naranja en polvo ... 0,6 
- romero seco molido ... 0,5
- salvia seca molida ... 0,1
- vitamina E


A mi me encanta el resultado que dan, salieron unas piezas muy exfoliantes (no imaginaba que tanto) y el cutis queda superfino y agradable tras su uso.


En la mano, una pieza ya usada varias veces. Duran un montón!


Tras el uso, que no es más que humedecer el rostro y restregar en él dibujando círculos directamente con la pieza, dejar un buen rato, (según las prisas pero mínimo unos 15 minutos) para darle tiempo al cutis a recibir los ingredientes guays que le hemos metido y aclarar con esponja o a chorro de agua del grifo. 

En este caso yo prefiero el chorro, para evitar que las cascarillas de la avena molida y las plantas se queden retenidas en la esponja y me la enmohezcan, que salga moho, y afecte a la esponja y a mi piel con el tiempo.

Al contener naranja que es un cítrico, aconsejo usarlo de noche o si no se va a salir ya de casa ni exponer al sol, por si acaso. En caso de querer un limpiador exfoliante para el día, mejor evitar la naranja, pero a mi me encanta el aroma que deja y el resultado tal cual hice la formulación.

Como me enrrollo, no? bffff....

Decía.... que tras el uso, no es necesario aplicarse crema alguna. Recordad de no aclararse con jabón! Aclarar sólo con agua, que queda bien. No queda aceitoso. El cutis queda afinado y suavecito y con una sensación de hidratado que te mueres por volverlo a usar! :P

Hasta la próxima!



16 de julio de 2017

CHAMPÚ SÓLIDO para toda la familia.

Cuando digo "para toda la familia" me refiero a todo tipo de cabellos a no ser que tengan un problemilla de alergia a algo concreto o que le irrite alguno de los ingredientes.

Aunque lo tenga diferente de los demás, como por ejemplo, que sea demasiado graso o tenga caspa, igual lo pueden usar sin problema sólo que según lo que tengamos en la despensa jabonil mejor les irá otros tipos de ingredientes o aumentar algunos de ellos para contraatacar ese problemilla concreto. Es lógico, no?





También a tener en cuenta... según los ingredientes usados la pastilla puede quedar verde, oscura, etc. lo cual no tendría porqué afectar a los cabellos rubios si el aclarado se hace bien, pero lógicamente si alguien en la familia es muy rubio o muy canosos, pues mejor un champú color claro o al menos sin ingredientes foscos, verdad?

Pues una vez tenido en cuenta estas tres puntualizaciones paso a dejaros mi formulita.

La inspiración para esta receta me vino de la mano del blog de "La despensa del jabón". Tienen unos vídeos muy amenos, me gusta como explica el chico. 

Como estaba vírgen en tema de tensioactivos empecé probándolos con su receta como idea base de tensioactivos al 50%, una de las opciones que ya comenté por aquí (al final del post).

Para 2 piezas redondas (gramos):

75 SCI
70 SCS

10 aceite coco
10 aceite Argán

20 infusión manzanilla
10 avena en polvo
5 leche coco
5 arcilla blanca

4 Tocobiol C
(conservante)
3 inulina
2 Phytokeratina

Ginseng 
(extracto líquido)
Seda
(hidrolato proteína seda)
ae naranja


De ginseng, seda y ae naranja, a ojo, un poquitín, sólo lo justo de este trío de líquidos para manejar mejor la pasta resultante. Estamos hablando de gotas !


Como salían unas 2 piezas, una la dejé con la receta expuesta para que se quedara una pastilla blanca.

Para la segunda pieza, quise probar los polvos de Rosa de Damasco porque prometía un rojo muy tentador si llegaba a "teñir" un poco mis canas, además de considerarse una planta ayurvédica y sus propiedades regenerantes, antienvejecimiento y calmantes entre otras.


Pero... oh, sorpresa! no sólo no coloreaba sino que nada más meter la cucharita de polvos la masa se volvió verde! Absolutamente verde! Ver la primera foto del post.

Cuando al día siguiente! fui a desmoldar la pieza con Rosa de Damasco, el color había mutado a beig !!! ... en fin, sólo espero que las propiedades de la Rosa damascena hayan perdurado a pesar de la mutación del color...






Me lío con algunas fotos de "Resultados en mis cabellos" porque son parecidas y las fechas ya ni recuerdo cuál lavado sería... así que como éstas están guardadas en la carpeta de estos champús, el blanco y el verde, supongo que serían de cuando utilicé los mismos. 

Como estuve usando los "míos" (antes de descubrir los tensioactivos) puede ser que estas imágenes, por las fechas, sí se correspondan al uso de éstos del post que nos ocupa.

Y si no, da igual, porque todos los que he probado con tensioactivos dejan el pelo igual de superbien como se ve en estas dos fotos. ><



En esta foto me llamó la atención las zonas amarronadas en mis cabellos y empecé a investigar con el espejo, al sol.
Yo me lo veía en blanco y negro...A recordar para otro post que vendrá más adelante. ;)



9 de julio de 2017

CHAMPÚS SÓLIDOS: Algo de teoría

Vaya por delante y no me cansaré de repetir que no pretendo dar lecciones de nada y menos en lo concerniente a cosmética (fuera del campo del jabón)  ya que a mi parecer es cosa mucho más delicada y algo más compleja porque se suelen utilizar ingredientes llamados "activos" y hay que saber manejar ciertos productos, y una ni tiene estudios sobre el tema ni pretende ir de lista y ni siquiera de maestra en algo que es tan delicado que lo que a uno le funciona o le sienta bien, a otro puede que le dé un yuyu por alergia o por reacción a una mala combinación de ingredientes.

Como mucho, me atreveré a compartiros cosillas básicas y naturales que solemos tenemos en cocina, ya iremos viendo...

El jabón se considera un cosmético, no un detergente, porque en el sobreengrasado queda parte de ingredientes que pueden (y deberían que para ello los usamos) interactuar con nuestro cuerpo (piel, cabello, etc.); la mayoría suele ser parte de los aceites utilizados que se quedan sin saponificar y también el resto de ingredientes extra que pueden ser ingredientes activos (o no), pero que de alguna forma "tratan" (o pueden hacerlo), o sea, que pueden conseguir ciertos efectos deseados, buscados o no: regular sebo, hidratar, regenerar,... como si de una crema o un sérum se tratara. 

Pero al jaboneo no le tengo tanto miedito como a la cosmética, pues aunque igualmente un jabón pueda provocar una reacción alérgica, es mucho menos probable por cuestión de cantidades o de proporciones de cada uno de los ingredientes en el resultado final, además de que el tiempo también le afecta y aunque le mejora unos aspectos le puede hacer perder fuerza a otros, como ciertas propiedades, lo cual lo convierte en algo menos arriesgado, o menos peligroso, a mi parecer. Así lo entiendo yo.

Por supuesto, el que sabe que es alérgico a algo, ya se asegura de que un cosmético, jabón o no, no lleve ése ingrediente que le afecta malamente. 
Y el que no lo sabe... pues todos estamos expuestos a todo, sobre todo en la actualidad que las alergias van en aumento y acabaran amargándonos la existencia a todos sin excepción; pero siempre te afectará en menor medida un porcentaje mínimo de ese ingrediente que un porcentaje alto o más concentrado en algo como una crema que se queda en la piel sí o sí, no como el jabón que está unos segundos o como mucho unos minutos, lo aclaras y es menos probable que llegues siquiera a percibir algo, un leve picor como mucho...no sé, pienso yo... 

Así que...  arropándome en la precaución, sólo me limito a contaros algo de teoría (aunque suponga que llegue a ser un post bastante larguito) que me parece básica y lógica, y os puede ayudar a empezar; insisto, teoría que he ido aprendiendo de forma auto-didacta por la red y como vengo haciendo, iré opinando sobre mi experiencia lo que vaya probando y cada cual que vaya experimentando también con su propia piel, pues cada persona es un mundo y cada cabello también, y ésto es algo de lo que también debemos ser conscientes todos.



Yendo al grano.... os diré que como reza el refrán "Cada maestrillo tiene su librillo" cada cual tiene su fórmula base en la que cada cual puede modificar según sus gustos o necesidades. 

No es complicado, básicamente se debe distinguir entre los ingredientes líquidos (oleosos y/o acuosos) y los secos. Se mezclan por tipos y por separado, y al final, todos. 

A mi parecer, lo que puede ser más difícil es que es necesario encontrar un equilibrio entre ambos para que todo se pueda mezclar bien y se amalgame lo suficientemente bien para que quede todo compactado, un producto final sólido. Es lo que buscamos, verdad?




Todos tenemos nuestros ingredientes favoritos, esos que casi nunca faltan en todo lo que hacemos.
Para mi, la arcilla blanca y la avena, son dos de ellos. Pero ya hablaremos de ello.


Al final del post, están las instrucciones de elaboración pero...


En primer lugar, desarrollaré un poco los tipos de ingredientes que componen estos tipos de champús sólidos:


TENSIOACTIVOS 
(SCI / SCS):
Estos tensioactivos ya os los mencioné aquí, donde os di los enlaces a un lugar donde explican profesionalmente qué son. 

Con esas explicaciones aprendidas, en este post sólo comentar que son como polvos (o sea, que son ingredientes secos) uno con un granulado más grueso que el otro, por lo que se aconseja moler un poco antes de proceder a mezclar.

Lo ideal es la misma cantidad, o sea, al 50% de ambos tensioactivos del porcentaje de tensioactivos en el total de la fórmula, pero como cada cual es un mundo, las necesidades también son diferentes, por lo que:

* para cabellos grasos aumentar la proporción del SCS sobre la proporción del SCI

* en cambio, para sensibles o niños, usar solamente SCI o aumentar el SCI (es más suave) sobre la proporción de SCS .



ACEITES:
La mayoría o en su totalidad deben ser líquidos y aquí se incluyen los aceites esenciales.

Si se usan mantecas, que no constituyan el total del porcentaje; mejor en un porcentaje bajo, pues necesitamos algo líquido para amalgamar todo lo demás que es seco; además, a mayor cantidad de mantecas mayor fusión del jabón, o sea, se gasta más rápido. Es mi impresión.

Otro dato a tener en cuenta: para grasos rebajar la proporción de aceites y usar más jojoba o karité por ejemplo, sobre otros aceites más pesados, compensar aumentando arcillas por ejemplo, en la parte de los aditivos secos.



INGREDIENTES ACUOSOS:

Lo más sencillo es echar agua destilada o mineral, pero a mi parecer, ya puest@s a echar mejor echar ingredientes no vacíos, o sea, que sirvan para algo, aunque sólo sea perfumar o dar color, no? y si tienen propiedades útiles, mejor que mejor: hidrolatos, infusiones, aloe vera, hidrolizados, vitaminas en líquido o gel, leches (animales o vegetales), extractos en líquido/glicerina (ojo si son oleosos pues también van con los líquidos pero se cuentan en el porcentaje de aceites o grasas), etc. etc.



ADITIVOS SECOS:

Plantas y/o flores secas y/o molidas, arcillas, harinas (avena, maíz, arroz etc.), inulina, etc.etc. Lo que se te ocurra, que seguro olvido muchas cosas... que no sea líquido (o sea, ni oleoso ni acuoso).






INSTRUCCIONES ELABORACIÓN:

Aunque se puede elaborar todo en frío, quedan mejor compactados si elaboramos y mezclamos todo en caliente, porque los ingredientes se integran mejor unos con otros, eso sí, al BAÑO MARÍAsiempre! No directamente al fuego. Y no pasarse con la temperatura alta porque perderemos propiedades de estos nobles ingredientes y no puede ser. 

Lo primero sería poner a fundir mantecas y ceras si se usan (pero cera, si se usa, muy poca eh? Un dato: las ceras pertenecen al grupo de las grasas).

Mientras, machacar el SCS (si se usa) que tiene un granulado grueso y con precaución al manipular ambos tensioactivos, porque en estado puro son un polvillo irritante para las vías respiratorias (cubrir boca-nariz). Mezclar estos dos tensioactivos u otros (que sean secos, pues también los hay líquidos), e ir añadiendo secos y mezclando a cada ingrediente añadido para que todos se vayan integrando correctamente.

Cuando ya tengamos las mantecas derretidas (pero apenas quede algún trocito ya apartar del fuego y seguir removiendo para acabar de fundirlos), añadir resto de oleosos y los acuosos a los secos, y al final, ya todo. 

Por último, todo más enfriado, el conservante o los ingredientes más delicados o que no puedan ponerse al calor por tener algún punto más volatilizable, como puede ser el aroma o ciertas propiedades...



Aunque al principio parezca que es imposible, esperad! Resistíos a echar más ingredientes líquidos, si acaso gota a gota (es un decir) pues tras un ratito veréis que sí, que queda una masa "trabajable" ni seca ni líquida. 

Enmoldar, y si no nos hemos pasado con los líquidos (recordad: oleosos y/o acuosos) al día siguiente ya podrá usarse el producto, no necesita más que un tiempito para "reposar", para que lo seco acabe de absorver lo húmedo. 

Cuantos más días guardados (en un lugar aireado y/o seco), más seco estará, obviamente, y más duradero será nuestro champú sólido.

Si nos hemos pasado con los líquidos, no se podrá desenmoldar y sólo será cuestión de mucha paciencia y esperar a que pasen los días para que los acuosos se evaporen. 


Si aún así no se puede desenmoldar, será que nos hemos pasado con los oleosos (recordad: aceites líquidos y/o mantecas), seguirá blandengue e indesmoldable. Entonces, no nos queda otra que volver a fundir al baño María (siempre y más rápido si lo rallas si se deja, o cortar en pedacitos), y añadir algo más de ingredientes secos, bien arcillas, o tensioactivos, por ejemplo. 

Pero ojo! siempre de poco en poco, más vale volver a deshacer y añadir que pasarse con los secos porque entonces volvemos a necesitar líquidos, y vueeeelta a empezar y no es plan ...jjjj...


Os dejo algunas BASES / COMBINACIONES que he ido encontrando. Yo he probado algunas de ellas, diferentes, y todas me gustan mucho: 

 50% tensioactivos 
(SCI +SCS) 
15% aceites 
15%ingredientes acuosos 
+   20% aditivos secos 



*******************************

Otra combinación base que encontré:

35% SCI
35% SCS
10% aceites
10% acuosos
10% aditivos secos


********************************

Otra combinación parecida:

30% SCI
30% SCS
Hasta 15% aceites 
(Según tipo cabello y cuero cabelludo: secos hasta el 15%, grasos menos del 15%...)
(Además, se incluyen los aceites esenciales 1-4% dentro del % total en aceites)
Hasta 15% acuosos
(Según % aceites usados, necesitaremos más líquido o no para unir todo)
El resto de % total: aditivos secos



**********************************


Otros prefieren desterrar y/o renegar del SCS y utilizar plantas con propiedades espumantes como el Shikakai o el Amla o las nueces Reetha (o Aritha), etc... para compensarlo:

50% SCI
20% plantas espumantes
10% aceites
10% acuosos
10% aditivos


*********************************


Y así hasta el infinito! Es otro mundo aparte . 

Que os divirtáis! 

;D

6 de julio de 2017

Jabón de arándanos y fresa: crónica anunciada.

Hola!
He ido aplazando esta publicación porque tanta odisea puede que canse y es que no sé ser breve cuando hay tanto que contar.... y la he aplazado taaaanto taaaantoooo que ya está bien. Merece su sitio en el blog, para algo nacieron uno y el otro.



Tras muuuuchos meses sin hacer jabones de tocador, pensé en elaborar uno para regalar en Reyes a mis allegadas. Al final lo emprendí justa de tiempo pero como son familia, ya se las avisaría y no pasaría nada.

Me imaginé uno negro y rosa y "apetitoso" con su topping y bien bonico. Y con olor a fresa. Totalmente femenino y sexy puesto que iban a ser para destinatarias femeninas....

Tenía arándanos secos en la despensa, aquellos de aperitivos, y pensé que podrían darme un buen color rosa de forma natural. Aparte de sus antioxidantes. Me equivoqué    :(  

A pesar de que los infusioné para aprovechar su agua roja, que así era y de triturarlos y añadirlos al jabón, ni el rojo que soltaban manchándolo todo en todas partes ni siquiera un simple rosa aparecieron  a la hora de la verdad. Un contratiempo para el plan estético A pero no impediría que saliera un buen jabón. Necesitaría un plan B?






El mismo día que lo elaboré, unas horas después, me asomé a ver  qué tal iba y así estaba, gelificando...



En la foto de abajo se aprecia mejor la gelificación:






Qué fiesta!!! verdad? <3  <3  <3


11 días después así estaba:



Anda que no llegaron a echar agua los pobres... la de papel que tiré! con tanto cambiarles el pañal.



Ni comparación de ese jabón alegre que emanaba fiesta a tope, verdad? Se quedó apagado, tristón... Segundo contratiempo. No me gustaba estéticamente.



Y al cortar al día siguiente, de abajo estaba superduro mientras de arriba estaba como textura lanolina! no había endurecido la última capa. Uyuyuyyyyy... Sería cuestión de esperar unos días más.




En esta foto, la verdad es que se me antoja un bizcocho tierno, no estaba feo del todo. Bien.




Llegaron los Reyes Magos y no me fue posible envolverlos porque seguían "involvibles" y no los pude entregar. Lo haría fuera de tiempo. No pasaba nada. 

La capa superior, después de 1 mes y 1 semana seguía igual. Tercer contratiempo.

Cuando dos semanas más tras el curado fui a probar qué tal resultaba, mi sorpresa fue que no hacía nada de espuma, cero total. Pero es que además esa capa superior era pura glicerina!!!! Pero la glicerina no se queda abajo cuando se separa???

Eso sí, las manos tras secármelas con un trapo quedaron superideales de la muerte, finas y aterciopeladas. Y se absorbía bien, no quedaba humedad ni manchaba lo que se tocaba.

No entendía nada. Era algo nuevo para mi.

Pero menos mal que no los llegué a regalar porque no es plan decirles que se laven las manos 3 veces hasta que se caiga a pedazos todo ese topping que era pura glicerina, momentos en los que además pierdes toda la decoración en un plis! y que ya luego se les quedará el jabón en sí... aissss...una lástima.

Y es que si se lo quitaba yo antes de regalarlos pues quedarían unos jabones nada bonitos sin nada. Eso sí, hay que reconocer que nos ha dado muy buenas fotos.   ><

Bueno, aprovechable, muy perfumado a fresas, un poco exfoliante por las semillas, agradable, espumoso, muy majo él... pero...no nos engañemos, no era plan. Y se quedaron sin regalito. Ellas no lo saben, quizá se enteren si leen ésto. >< Parecería una excusa y ya no tenía tiempo de elaborar otro, opté por la resignación y el silencio. :)

Con la de jabones que he elaborado y jamás me había pasado ésto de la glicerina. Me dio rabia. Lo del color, era un experimento más sin importancia, es algo impredecible a no ser que siempre hagas exactamente lo mismo para el color y aún así puede volverse diferente, influyen muchas cosas como la temperatura ambiente... pero lo otro, un misterio para mi. 

Un misterio que yo ataño a que los arándanos soltaron tanta agua o estaban tan dulces junto al jarabe de fresa que puse en la decoración que igual por ello no saponificó bien. O se subió a la superficie la glicerina de todo el jabón, no lo sé. Nunca me había pasado.

Controlé el tema agua, pensé en  el puré, pero reconozco que no lo tenía tan controlado porque quise aprovechar todos los arándanos, de hecho pensé que en realidad era un puré de arándanos en sí... pero también pensé que quizás podría necesitar una semana más en secar y punto, pero al final las frutitas me la jugaron. Y así fue la historia.

Dos meses y pico después siguieron igual. ><

Os dejo los ingredientes. En este caso, no utilicé aceite de oliva, quise poner otros aceites ricos:

  S.E. 5 / 28 concentración
- aceite de girasol
- aceite de coco
- m. nuez macadamia
- m. cacao
- aceite de almendras
- aceite de cacahuetes
- aceite de rosa mosqueta

- leche de coco
- puré de arándanos (secos, infusionados y triturados)
- semillas de amapola
- arcilla negra
- infusión manzanilla y sus flores

- vit E
- fragancia (fresa)
- Decoración: figuras y virutas de otros jabones ya hechos y curados, jarabe de fresa alimentario y purpurina para jabón.


Iban destinados a mujeres mayores de 45 años, con cutis muy seco y/o maduro pero el sobre-engrasado era bajo porque me puse manos a la obra muy justa de tiempo y quería poder envolverlos tranquila sin manchar el envoltorio con papel bonito y su etiqueta guay.
Si queréis probarlo, subid el sobreengrasado si es para pieles así.

Y ésto es todo, amig@s, ya veis qué ganas y buena intención le puse pero... el jaboneo me sigue sorprendiendo. Apasionante!

FIN

:)