Traductor

24 de marzo de 2017

Jabón sólido para lavadora: rallado

JABÓN SÓLIDO -RALLADO- PARA LAVADORA:





Bien... yo prefiero el líquido (más bien es textura gel) para la lavadora, pero me encanta tanto el tener una pastilla en la mano, que de vez en cuando hago jabones sólidos  para ello.

Para rallarlos posteriormente según vaya necesitando, pues a mano a mi no me solucionan ninguna mancha que haya probado, y como he dicho he probado varias fórmulas de internet, las básicas o de la abuela de alguien, pues las que mezclan jabonería industrial ya no me interesaban... aunque a mi pesar al final he tenido que claudicar también a ello. 

Al menos sigo contaminando menos el medio ambiente, es mi consuelo.

RALLADO: Normalmente, a las 24 horas, incluso antes, ya está lo suficientemente duro para poder rallarlo porque semanas después o tras el curado igual está tan duro que cuesta mucho, hay que hacer más fuerza física en el rallador. Sea como sea el rallado, si al principio o semanas después, las virutas dejarlas curar igualmente ese mes y medio como es de ley. E ir removiéndolas y aireándolas mientras tanto a ratitos.

El rallado lo hice en 2 tamaños, el más pequeñito (mayoritariamente en cantidad) y el más grueso (menos cantidad), y los mezclé. Lo hice pensando que el pequeñito se desharía mejor y más rápido en el primer enjuague y lavado, y con la intención de que para el siguiente aún quedara jabón, que no se fuera todo en el primer vaciado de agua....


Pero qué pasa? que hoy día las lavadoras usan tan poca agua por ahorrar recursos naturales que creo que se quedan cortas. Y este jabón no es adecuado. No para mi gusto. Me duele reconocerlo, pero me baso en mis experiencias.





Pues bien... volviendo al principio del asunto...  tenía aceite usado de un color rojo precioso guardado aparte del aceite usado color normal de usado. Era el aceite de freir varios alimentos adobados o macerados en pimentón rojo. Pensé que quedaría rosita. Y así fue, aunque más bien salió color salmón. Precioso. Pero olía.... ufffff....

Y eso que antes metí ramas de romero y pieles de limón en el aceite antes de usarlo (idea sacada de internet)... pero poco funcionó. Menudos trabajones nos damos >< porque luego toca colarlo otra vez (yo ya lo cuelo antes de envasar en garrafa para ir guardando).

No es precioso? ><

El jabón base usado aquí fue el básico: aceite usado + sosa+ agua grifo. Sólo añado azúcar para tener algo de espuma. No puedo concretar cantidad exacta pero no hace falta mucho para una barra de jabón de 2 kg. Yo le meto 1 cucharada sopera en el agua donde voy a diluir la sosa, antes de meter a ésta.

Y una vez rallado, cuando hubo pasado el mes y medio de curación, y ya en su envase definitivo, le metí 2 vasos de bicarbonato y aceite esencial de eucalipto. Y mezclé con las manos.




El caso es que para mitigar el olor, que seguía una vez rallado, también lo rocié con aceite esencial de eucalipto, por ser uno de los más potentes y porque vi que me había caducado.
Y la verdad que la ropa huele genial, no molesta, el eucalipto desde luego permanece sutilmente. Eso sí, sólo uso este jabón para los trapos, de cocina y de polvo.

Para ropa blanca no me atrevo a usarlo por si destiñe su colorcito salmón. Y para ropa de color no me sirve pq a pesar de que lo rallé en dos tamaños, siempre queda algún trocillo por ahí pegado que evidentemente estropearía el aclarado en la colada de color.








En sólido (rallado)  no lo aconsejo pues al igual que los jabones finos embrutecen más el espacio en el que se usan (lavabos, duchas...), por su sobreengrasado o por su buena cantidad en glicerina, o por ambas razones a la vez, pero es la verdad.

Y en el caso de la lavadora, no conviene porque a la larga o no tan larga, puede acabar obstruyendo su desagüe o su filtro... ahí lo dejo.

Otro inconveniente que yo le veo a este formato es que no deja la ropa suave, o sea, que precisa de suavizante o acondicionador... y claro, si lo que queremos es ser naturales y pasar de lo químico, lo suyo sería echar vinagre en el cajetín del suavizante. 

A mi, no me gusta. A mi sí que me permanece el aroma a vinagre en los trapos, aunque mucha gente comente que no...será por mi agua dura? tal vez... pero no consigo ese resultado casi milagroso que venden. Menos mal del eucalipto... 

Quizá otra solución sea meter como suavizante el zumo de un limón o dos, si tienes un fructífero limonero... pruébalo! y me cuentas... yo lo tengo pendiente de probar. Pero tan poco limón para tanta agua, no sé yo si aparte de perfumar y acondicionar la ropa, que lo dudo, limpiará el tambor y sus aledaños de los restos de jabón sin deshacer o pegados por ahí.... Menudo trabajazo para el pobre limón!


Yo no sé, puede que sea culpa de la dureza de mi agua corriente, y eso que hace menos de 1 año que nos han conectado a la corriente!  -antes teníamos pozo comunitario- pero sigue siendo dura, y ... pos puede ser.... pero no os preocupéis que si encuentro la solución, también la compartiré.    ;P

Os dejo fotitos en diferentes momentos de lavado y aclarado, en este orden:


Un poco de espuma siempre es bienvenida :)

Si queréis mis aventuras con el jabón para lavadoras en gel líquido, pásate por aquí ;D 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, nos anima a seguir el saber que estáis ahí !!! :-)