Traductor

1 de mayo de 2018

Más que un AGUA DE ROSAS: 4 formas de elaborar en casa.


En mi jardín tengo varios rosales pero hay uno que es mi preferido por sano, bonito, grande y perfumado. Nunca me falla. Y de ese rosal aprovecho de vez en cuando los pétalos de sus rosas con perfume a melocotón para hacer mi agua de rosas.

Envase reutilizado de plástico ya verde y transparente.




Yo simplemente lo hago por decocción de los pétalos con agua destilada. A ojo. Eso sí, para una cantidad de un uso de como mucho tres semanas (botella de 150 ml aprox. y siempre me sobra algo) pues a pesar de que le pongo vitamina E no me fío ya que sólo por el hecho de ser básicamente agua, es supervulnerable a contaminarse o echarse a perder fácilmente. Y como gran parte del año tengo rosas, me compensa tirar lo no usado y hacerme otra agua nueva.

El agua de rosas es sobre todo astringente, tonificante, virtud que para las pieles grasas que normalmente sufren de poros dilatados, les va genial.

Tras usarlo, noto mi piel diferente. No es broma. 

Yo lo uso como limpiador facial con un algodón, bien de día como de noche, pues como ya he comentado varias veces soy muy perezosa para cuidarme y con echar agua de rosas en un algodón empapándolo bien, restriego suavemente por la cara y al final echo un poquito más en el otro lado del algodón y a golpecitos doy por terminado el proceso limpieza. Y de verdad que va superbien. Matifica el cutis, me desengrasa y me deja una sensación superagradable.

Además de económico y natural. Qué más se puede pedir?

Y ya luego, me pongo (si me apetece) la hidratante y/o el solar de día o el cocktail vegetal líquido en roll-on por la noche.


ELABORACIÓN:

Como he dicho yo me la hago por decocción,  o sea, hirviendo agua destilada con un puñado de pétalos de rosas (variados o no, todas las rosas nos valen). 

Yo uso sobre todo los de ese rosal porque son rosas con pétalos enormes y muy carnosos y muy perfumados y siempre me dará más "chicha" que otro que tengo amarillito con pétalos superfinos y pequeños...

En espera de que se abran más los capullos, un par de fotos del año pasado del rosal aquí protagonista en todo su esplendor.

Cuantos más pétalos, mejor. Pero ya ellos nos regalan su poderío en mínimos, así que... poneos a ello sin pereza! Aunque sólo tengáis un rosa. Vale la pena.

Rosas muuuy grandes.

Al grano... Llevar a hervir a fuego suave (yo lo tengo una media hora) removiendo de vez en cuando pero lo justo y siempre tapado. Ese vapor que perderíamos con la ebullición se llevaría cositas ricas volátiles de nuestros pétalos y nosotros lo queremos aprovechar todo-todo, verdad?. 

Los pétalos si son frescos, me gusta más o que tengan dos o tres días secándose solamente como mucho porque si son pétalos secos aunque tendrán mejor concentrados esos aceites naturales que contienen, el agua sale de un color marrón y no es tan bonito ni el olor tan agradable como si son frescos o semi-frescos.

Pasado el tiempo, colar con un colador fino (si es de tela mejor, pero yo no tengo) directamente al envase donde lo dejarás que se enfríe del todo.

Una vez frío, guardar en la nevera para una mejor conservación. En mi zona, mejor en nevera.



El agua resultante ya sería suficiente, pero como ya me conoceréis, no soy precisamente conformista y como tengo mi despensa de insumos a tope, pues siempre pienso en ir más allá y le añado un poquito de ésto y otro poquito de aquéllo...jjjjjj.....

Y para que esta publicación sea algo diferente a las aguas de rosas habituales os diré mi última combinación:

Pondré las medidas habituales para un envase de 150/200 ml. Yo elaboré más cantidad en esta ocasión.

Agua destilada (200 ml)
Pétalos frescos de 1 rosa grande (o 2 medianas)
- Escamas de sal marina, un pellizco (por sus minerales y para ayudar en la conservación).
- Neem en polvo.
- 6 gotas aceite esencial Ylang-ylang.
- 3 gotas aceite esencial árbol del té.
- Vitamina E (un poquito).

NO llenar a tope el envase para poder darle un meneíto antes de cada aplicación para que se mezcle todo bien pues el polvo de neem tiende a depositarse en el fondo y los aceites en la superfície.


APLICACIÓN:
-  Agitar un ratito el envase.
- Aplicar generosamente en un disco de algodón o lo que tengas (yo tengo previsto un proyecto de fabricarme trapitos de microfibra para estos usos faciales que se puedan lavar y así colaborar en el cuidado del medio ambiente).
- Frotar suavemente por toda la cara (también zona ojos).
- Echar un poco más de nuestra super-agua especial en el otro lado del algodón, o en otro si el primero lo tenemos muy sucio (por maquillaje o lo que sea) y darnos golpecitos suaves por toda la cara para activar circulación sanguínea y terminar la tarea.

- Y ya por último, si quieres o lo necesitas, aplicar tu crema habitual.


Qué os parece la ocurrencia?

Tanto el ylang-ylang, que además es regulador y antiestrés, como el neem y el árbol de té son antibacterianos, antisépticos, desinfectantes... lo que los hacen ideales para los cutis con acné o cutis grasos.

Pues ya está, aquí os dejo este invento tan antiguo como es el agua de rosas, tuneado y mejorado. Espero que lo probéis y que os guste.

A continuación os dejo tres enlaces a tres sitios dónde explican diferentes formas de elaborar un agua de rosas y sus variadas propiedades. Alguno es tan sorprendente (y supongo que útil) como el usar una cafetera italiana! ><




1) En natursan nos explican un método más laborioso.



2) En grazia.es  nos enumeran otras tantas propiedades más que explayarse en el procedimiento.... pero en fin... me parece igualmente interesante.



3) Y aquí, hanan  nos lo explica en un vídeo en youtube. Es un chica muy agradable y me gusta cómo explica las cosas.  

EDITO Y AÑADO OTRO MÉTODO que había olvidado y que ahora por casualidad me he encontrado en un blog muy bien explicado:

4)  Por CONDENSACIÓN,  del blog de Natural y Artesano:  creo que es el método más auténtico pero también el más elaborado.  

Si encuentro más métodos interesantes los traeré.




Yo, para no variar, me limito a tomar el método más práctico con una simbiosis de toda la información que voy encontrando aquí y allá en todas mis cosas, y cuando algo me gusta lo suficiente (o lo máximo) como para compartirlo con el mundo, vengo y os lo traigo.



Si alguien sabe de otro método más auténtico o mejor, que lo comparta con nosotros. Yo, encantada de seguir aprendiendo! :D



Esperando se abran los miles de capullos que tienen mis rosales, unas fotos del año pasado en las que salen casi todas mis rosas:



De un color fucsia fuerte. Mi cámara no saca buenos fucsias ni morados, que los saca azules... pero otro rosal de flores grandes, sanote y bello.



De un rojo coral. La foto no le hace justicia. Mini rosas preciosas!
  
En este rosal, esas rosas amarillas pequeñas de pétalos muy finos que comentaba en el post.

2 comentarios:

  1. Concho, mira lo que me encuentro hoy ... qué alegría ver tus rosas!
    A esa cámara habrá que configurarle los datos para que salgan los fuchsias que quieres, saca del automático.
    Muchos besines :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísima María! No había visto tu comentario hasta hoy! Ya creía que mi blog no llegaba a la gente con tantos cambios esta gente de internet y mi ausencia bloguera... jjjj.... Sí, sí, mis rosales van viento en popa. La mayoría son de los primeros! Las fotos son de otros años, aún no estaban en pleno apogeo para traerlas al post. Pero seguimos aquí. Más viejos pero de pie...jejeje... Espero vosotros estéis todos bien también! Un abrazo!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario, nos anima a seguir el saber que estáis ahí !!! :-)